Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra "Política de cookies".

Más Información Acepto

La custodia de los hijos, una guerra que no tiene vencedores

Directorio de páginas en internet

Síguenos en

Twitter
DIRECTORIO ARTÍCULOS
Buscar
Sugerir enlace Sugerir artículo

INICIO > Artículos y notas de prensa > Negocios > Otros Negocios > La custodia de los hijos, una guerra que no tiene vencedores

Noticias de actualidad

Artículos y notas de prensa relacionadas con Otros Negocios

20 SEP 2016

La custodia de los hijos, una guerra que no tiene vencedores

Negocios > Otros Negocios

Tras la ruptura de una relación de pareja demasiado a menudo vemos como llega la batalla legal por todo aquello que el ex matrimonio tenía en común: la casa, los coches, el dinero de las cuentas bancarias e incluso pequeños objetos sin demasiado valor económico.

Cuando una relación se descompone se cumple a rajatabla eso que suele decirse de que del amor al odio hay un paso, especialmente si ha habido terceras personas o una de las partes ha quedado resentida por cualquier motivo.

Esto lleva a luchas absurdas que en algunos casos llegan a rozar límites de lo ridículo, como discusiones eternas por regalos de boda por los que hasta ese momento nadie había mostrado el más mínimo interés.

Todo vale para mantener un pulso con la otra parte y tratar de demostrar que se gana la última batalla. Pero ¿de verdad debería de valer todo?

 

Pararse a pensar las cosas ayuda a una nueva perspectiva

 

No, no todo debería de valer, especialmente en lo que se refiere a temas tan importantes como la custodia de los hijos en los que en muchos casos el interés de los niños queda en un segundo o incluso en un tercer plano.

Los padres piensan tan solo en cómo hacer daño a la otra parte sin pararse a meditar que los que realmente están sufriendo son los niños, convertidos en daños colaterales del fuego cruzado que se produce entre adultos.

Y no entre adultos cualesquiera, sino entre aquellas dos personas a quienes probablemente más quieran y que hasta el momento eran sus mayores referentes en la vida.

 

Dejar a un lado los problemas de pareja

 

Una vez que la relación de pareja se ha terminado realmente importa muy poco de quién haya sido la culpa. Raramente uno es el culpable absoluto de que una historia entre dos finalice, pero en cualquier caso, si hay niños por medio no es una historia finalizada por completo.

No importa que la vida como pareja haya llegado a su fin, el papel como padres no ha terminado y este es un trabajo en el que tendrán que colaborar y cooperar si realmente quieren desarrollarlo con éxito. No hay lugar para individualismos.

 

Por eso, si los padres no son capaces de llegar a un acuerdo, deben de buscar ayuda por ejemplo en la figura del mediador de familia, alguien totalmente neutral que puede ayudarles a buscar los puntos en común y a tomar acuerdos pensando en el bien del menor o menores implicados.

Enlaces destacados

Americanpest.com
Control de termitas por profesionales. American pest control le ofrece la solución ideal para un tratamiento seguro y eficaz de...

La custodia de los hijos, una guerra que no tiene vencedores