Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra "Política de cookies".

Más Información Acepto

Circo, circo, circo, más circo por favor

Directorio de páginas en internet

Síguenos en

Twitter
DIRECTORIO ARTÍCULOS
Buscar
Sugerir enlace Sugerir artículo

INICIO > Artículos y notas de prensa > Ocio y Diversión > Fiestas para niños > Circo, circo, circo, más circo por favor

Noticias de actualidad

Artículos y notas de prensa relacionadas con Fiestas para niños

30 ABR 2012

Circo, circo, circo, más circo por favor

Ocio y Diversión > Fiestas para niños

 

Circo, circo, circo, más circo por favor

 

¿Quién no se ha fascinado nunca con un espectáculo de circo? ¿quién no se ha dejado encandilar por las evoluciones de los equilibristas, de los magos, por las bromas absurdas de los payasos? El circo es parte de nuestros recuerdos y un recurso inmejorable para avivar cualquier espectáculo, como bien saben los especialistas y profesionales de cualquier empresa de eventos.

 

Un circo tiene un encaje perfecto en una fiesta de niños, en una celebración de carnaval, en un festejo privado o en uno público, para chicos y para mayores. No se trata de montar un circo, lo que proponemos aquí, lo que proponen las empresas que gestionan eventos es el empleo del ambiente circense, el aprovechamiento de los personajes y de las situaciones propias de este género para acomodarla, adaptarla a cualquiera de los eventos que un cliente puede desear organizar.

 

Lo que podríamos llamar las cosas del circo casan bien con los eventos festivos. Si bien, en unos casos se necesitará cierto espacio y tramoya para la realización de las evoluciones de los equilibristas o de los trapecistas, en otros, el espectáculo podrá dimensionarse a la disponibilidad de espacio.

 

Si vamos por partes, veremos que cada uno de los espectáculos que reconocemos como propios de circo son perfectamente acomodables casi en cualquier evento que tengamos en mente organizar. En la mayoría de los casos, se trata más de crear el ambiente, generar la coherencia de la situación con la puesta en escena de circo que con el aforo o con el espacio que necesita el profesional para realizar su show. 

 

Un grupo de payasos no ofrece ninguna dificultad, su espectáculo se puede ubicar en cualquier espacio, un jardín amplio, una terraza, una plaza y, por supuesto, un escenario. El público puede situarse frente a ellos o a su alrededor, sentado o tumbado cómodamente en un césped o sobre el pavimento. Para un público todoterreno, también hay payasos todoterrenos que sabrán sacarle partido a la función.

 

Para actuar de cara al público, para trabajar con el auditorio a su alrededor. Un espectáculo en movimiento en el que nunca se le da la espalda nadie más que unos segundos. Gags inteligentes para mayores, o gags para todos los públicos.

 

Para los equilibristas y los malabaristas sólo debe haber cierto espacio para la seguridad de sus evoluciones y otro para la del público, para que ninguno se entorpezca, para que todos puedan seguir el show en primera fila. Hablamos de equilibristas de circo que han renovado sus espectáculos con la utilización de objetos de la vida cotidiana que jamás hubiéramos pensado que se podían utilizar. Si se trata de actuaciones al aire libre, algunos, los más innovadores jugarán a improvisar haciendo equilibrios con el mobiliario urbano, algo que está dentro de las últimas tendencias en este tipo de espectáculos.

 

¿Quién no se sorprenderá en unas fiestas de pueblo al ver a unos equilibristas jugando con las papeleras, posados sobre los bolardos o el mobiliario urbano de sus calles? Un espectáculo rompedor, que dejará una impronta, sobre todo en los más pequeños. El circo en mi pueblo, con las cosas de mi barrio.

 

Los espectáculos con animales para este tipo de eventos están reservados para las mascotas más pequeñas, perros sobre todo, que se dejan guiar, son más dóciles y resultan muy seguros y fiables. Domadores de perros o domadores de pequeños animales para un trabajo de control de mascotas en proximidad.

 

En proximidad tenemos también para este tipo de eventos circenses toda una serie de magos, que ofrecerán shows más espectaculares en la medida de que les provea de más espacio para instalar sus artefactos con los que cortar, trocear, hacer desaparecer o reaparecer a sus auxiliares, y por qué no, también a alguien del público, alguien conocido, popular y con tirón que dé más viveza e intriga a los trucos.

 

A nuestro mundo diario, a nuestras ocupaciones, a nuestras celebraciones tal vez les haga falta una mano de sorpresa, fantasía e ilusión auténtica, en la cercanía de quienes son capaces de realizarla en vivo, lejos de cualquier realidad recreada como nos ofrece el cine, la televisión o Internet. Fantasía viva ante nuestros ojos. Tal vez lo que debamos pedir sea circo y su magia, por qué no, parafraseando aquella canción que hizo famoso con el tema del cine Luis Eduardo Aute, circo, circo, circo, más circo por favor. 

Circo, circo, circo, más circo por favor