Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra "Política de cookies".

Más Información Acepto

vestidos de novia

Directorio de páginas en internet

Síguenos en

Twitter
DIRECTORIO ARTÍCULOS
Buscar
Sugerir enlace Sugerir artículo

INICIO > Artículos y notas de prensa > Salud y Medicina > Psicología > vestidos de novia

Noticias de actualidad

Artículos y notas de prensa relacionadas con Psicología

10 MAY 2013

vestidos de novia

Salud y Medicina > Psicología

Còmo podria contaros mi experiencia personal  del dia de mi boda, vestido de novia, y demàs sin  llorar y a la vez transmitir el deseo de que a pesar de todo me gustaria que todas las lectoras celebrarais dicho acontecimiento sin darle importancia a la parte triste y disfrutando de lo bonito? Empezarè a contaros còmo fuè mi vestido de novia, que me hizo una amiga muy famosa  con la que asistia por aquel entonces a mis clases de mejoramiento personal. Era un vestido de novia color marfil, en seda y con incrustaciones de plata en la cintura, haciendo juego con la tiara que luci en la cabeza, que por aquel entonces llevaba rapada al cero y que cubri con una bonita peluca...

 

Las pruebas de mi vestido de novia se intercalaban con mis salidas del hospital y mis sesiones de quimioterapia, las cuales llevè en el màs estricto secreto y que sòlo conocian mi ahora marido y mi querida amiga y estilista de Alta Costura Laura. Ella se armò de una gran paciencia y comprensiòn, ya que en cada prueba del vestido de novia, mi cuerpo habia perdido muchos kilos, a veces la diferencia era de 5 kg entre prueba y prueba con raciòn de lagrimas incluidas pero lo mejor ès que aquel vestido de novia era mi tabla de salvaciòn, mi objetivo en la vida, vivir lo suficiente para poder lucir ese vestido de novia junto a mi amado.

 

Asistia muy a menudo a mis clases de mejoramiento personal en el que pude aprender y ver què personas en mi vida habian influenciado en mi caracter y ahora mi condiciòn, por el sufrimiento que me daban, o me habian estado dando gota a gota durante toda mi vida. Mi vestido de novia fuè forjando una coraza ademàs de un objetivo. Mi vestido de novia representò un final y un comienzo en mi vida, mi nueva vida, la cual iba a ser muy distinta si lograba superar el cancer que me deboraba por dentro, y que entendi que eran residuos de sinsabores y malestares del “alma”.

 

Cada piedra que luci en mi vestido de novia lo insertamos Laura y yo, en memoria si asi se puede llamar, a aquellos momentos, situaciones, y personas de mi vida que me habian herido, y que yo las localizara e insertara en mi vestido de novia, representaba la decisiòn de que eso no volviera a ocurrir, o consentir, junto con la determinaciòn de cambiar mi modus operandi en mi corta vida. A medida que iba incrustando piedras en el vestido de novia, la lista de invitados la ibamos reduciendo, y mi estado de salud milagrosamente fuè mejorando

 

Los resultados de las pruebas  del vestido de novia eran cada vez menos pesados a pesar de que el nùmero de piedras fuè aumentando asi como los analisis en el hospital, y mi sensaciòn de libertad mejoraban a pasos agigantados. Fui tambièn aumentando de peso, y el vestido de novia se tuvo que ir ensanchando cada vez màs, el color de mi cara mejorò notablemente, y por primera vez en mi vida empecè a sentir una alegria por vivir, y una sensaciòn de ligereza en mi Ser, en el cuàl no habia cabida para màs sufrimientos ni lamentaciones,

 

Cuando apenas quedaban unos dias para mi boda y lucir mi vestido de novia, el medico me comunicò que habiamos vencido la batalla y que no quedaba ni rastro de aquello que me habia estado matando tan lentamente. El dia de mi boda despertè con una sensaciòn indescriptible...mirè mi vestido de novia, que estaba colgado frente a mi, lo coji, y me sorprendiò que a pesar de todas las piedras que llevaba, no pesara, y menos aùn cuando me lo puse para ir hacia la iglesia. Al llegar alli, y ver a la gente que realmente me queria, me senti afortunada, la luz que irradiaba mi vestido de novia era el reflejo de mi felicidad, nadie se percatò de mi peluca, les cegaba la luz de la tiara ..   http://www.lauramonge.com

 

vestidos de novia